Cree en grande.
CONMEBOL

Se despide Carlos Sánchez, el uruguayo que enamoró a River Plate

Se despide Carlos Sánchez, el uruguayo que enamoró a River Plate

El uruguayo Carlos Sánchez, fichado por River Plate en 2011se despide cuatro años después con la posibilidad de ganar el Mundial de Clubes y cerrar su brillante ciclo con otro gol decisivo para Los Millonarios.

"Sería un un broche muy lindo, pero no pienso en eso, voy a ayudar al equipo y dar lo mejor", señaló tras entrenar el domingo en Osaka, esquivando extenderse sobre su dolorosa y polémica salida.

'Pato' se incorporó en 2011 procedente del Godoy Cruz y sus primeros goles los celebró ante el Independiente Rivadavia y el Desamparados de San Juan. 

Tras una cesión al Puebla (2013-2014) regresó a River y se convirtió en el talismán del equipo dirigido por Marcelo Gallardo. Sus goles llenaron de trofeos las vitrinas del Monumental

- Mágico 2015 -

Inició su mágico 2015 ganando la primera Recopa Sudamericana de River con dos goles en la final ante San Lorenzo (uno en la ida, otro en la vuelta). 

Luego llegó su vital concurso en la Copa Libertadores, con más goles en la fase de grupos, otro en la vuelta de cuartos ante Cruzeiro y uno más en el desenlace de la final, en el recordado 3-0 en el Monumental que coronó a River frente a Tigres de México.

El postre, su protagonismo pocos días después en la Copa Suruga, cuando marcó otro gol y dio una asistencia para Gabriel Mercado ante el Gamba Osaka (3-0), también en Japón, donde el miércoles jugará  su penúltimo partido con la remera de Los Millonarios.

Con semejante bagaje a Sánchez, que cumplió 31 años el 2 de diciembre, le tocó tomar una decisión durísima: Aceptar la superior propuesta económica que le realizó el pujante Monterrey para asegurar su futuro.

"Todos tenían la ilusión de que siga en River y había la esperanza de renovar, pero me hicieron una oferta irresistible y tengo 31 años y una familia que atender", explicó Sánchez a mediados de noviembre sobre su decisión.

Ahora el 'Pato' tiene dos partidos para marcar algún gol. Cerraría de la mejor manera su etapa en el lugar que le vio triunfar.