Cree en grande.
CONMEBOL

Chile: Marcelo Allende, o esa confianza que no sabe de edades

Chile: Marcelo Allende, o esa confianza que no sabe de edades

Marcelo Allende sabe que las responsabilidades le llegaron rápido, pero con esa misma velocidad aprendió a absorberlas sin perder la calma. Sabia decisión para un muchacho de 16 años que, en cuestión de meses, pasó de no estar en el plantel a convertirse en capitán y líder futbolístico de la selección anfitriona de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA Chile 2015.

"Lo que vivo que no me asusta y lo tomo con tranquilidad", afirma el desfachatado enganche. "Los profes me dicen que tengo lo que hace falta, y yo agradezco la confianza de ellos pero también la de mis compañeros. Sé donde estoy parado y no me la creo. Aquí hay una cuestión de equipo, no de un jugador", agrega sin un ápice de duda en su voz.

"Lo primero que nos llamó la atención es su talento natural para el puesto, porque además de ser hábil, entiende y lee bien el juego", explica Ponce. "A esa calidad le agrega obediencia táctica para presionar o retroceder a la hora de defender, sin perder sorpresa cuando debe volver a subir al ataque. Todo es sacrificio es importante para el funcionamiento del equipo".

Allende integra las divisiones menores de Cobreloa, el mismo club del cual salieron Alexis Sánchez y Eduardo Vargas, hoy figuras de la selección absoluta. Por ahora evita las comparaciones, y es la mirada que tiene sobre sí mismo la que permite completar su perfil futbolístico. "Creo que pienso rápido, siempre intento tener la jugada lista antes de recibir el balón y jugar a un toque. Además me gusta dar pases entre líneas... ¡Los disfruto como un gol!", exclama este declarado admirador de su compatriota Jorge Valdivia y del argentino Lionel Messi.

Palabra de capitán

Allende partió con la sub-17 hacia Inglaterra y Sudáfrica para jugar amistosos de preparación. Fue durante esa gira que, gracias a la política de capitanía itinerante que practicaba Ponce, la responsabilidad recayó en Allende por primera vez. "Tiene protagonismo en cancha en todo sentido, y fuera de ella es un muchacho que cruza a al grupo entero, estableciendo buenas relaciones humanas. Así, es líder positivo en todo sentido", explica el técnico sobre la decisión de entregarle el brazalete.

A pesar de ser el segundo jugador más joven del plantel, Allende vuelve mostrar naturalidad para hablar del asunto. "Afuera del campo puedo ser más tímido, a veces hasta ni doy las arengas previas. Adentro casi que me transformo: doy indicaciones, grito, pido la pelota... Me gusta pensar que puedo ser solución para mis compañeros".

Con una honestidad propia de la edad, reconoce que hay algo de ansiedad y de nervios de cara el debut, que será el próximo sábado ante Croacia en el mítico Estadio Nacional de Santiago. Sin embargo, aclara trascartón: "Lo que nos da tranquilidad es el trabajo realizado hasta aquí. Ahí está la clave para que esa ansiedad no nos juegue en contra".

Del mismo modo, no le escapa a hablar de la presión que implica ser locales. "Es una realidad, sobre todo por lo que ha hecho la selección adulta desde la Copa América. Pero también esta lo bueno de jugar en casa, y lo vivimos cuando fuimos a ver Chile - Brasil por las eliminatorias. El himno, los gritos cuando vas a trabar, el aliento... Es energía positiva".

La palabra "objetivos" tampoco atemoriza a Allende. "Por los últimos amistosos, creo que somos competitivos, y siento que deberíamos pasar la fase de grupos más allá de que nos tocó una zona difícil. Dicho eso, hemos hablado mucho en grupo en no ser conformistas. Por eso yo recién me conformaría si llegamos a la final".

 

Fuente: FIFA.com