Página inicio CONMEBOL

NOTICIAS DESTACADAS

Las promesas del fútbol sudamericano salen a la cancha
Las promesas del fútbol sudamericano salen a la cancha
Designación para la ida – Fase 3
Designación para la ida – Fase 3
Los árbitros elegidos para la Primera Fase
Los árbitros elegidos para la Primera Fase

Carta para ‘O Rei Inmortal’

Edson Arantes do Nascimento ha partido a la eternidad, dejando una gran tristeza en la familia del fútbol brasileño, sudamericano y mundial. En el futuro, mañana mismo quizás, surgirán nuevos talentos y grandes estrellas en nuestro deporte, pero ninguno será como él: simplemente O Rei Pelé. Con él se va un periodo irrepetible de la historia del fútbol, con él se va un atleta completo, un deportista íntegro que inspiró a generaciones de niños y jóvenes, un hombre que convirtió su nombre en sinónimo de todo lo mágico que tiene el fútbol.

De toda la increíble carrera de Pelé me quedo con dos momentos asombrosos. Primero, cuando llevó al Santos a la final del campeonato brasileño de 1959 anotando tres goles y después, en el mismo partido… jugando como arquero y evitando el empate del equipo contrario. Segundo, aquel famoso “casi gol” del Mundial 70, cuando en un derroche de genialidad elude al arquero uruguayo con un amague, dejando pasar el balón sin tocarlo. Luego corre a alcanzarlo, patea al arco y la pelota se va rozando el poste.

Recuerdo que tuve el mismo pensamiento al leer la primera anécdota y luego al ver la grabación del segundo momento: Pelé no es un goleador ni un astro, solamente. Es un fuera de serie, un jugador único, irrepetible. Alguien que es figura de un partido por hacer goles y también por impedirlos en la propia valla o que protagoniza una jugada inolvidable sin tocar la pelota es un futbolista que no puede ser comparado con nadie.

Joven prodigio del fútbol, con sus 17 años fue crucial para la primera Copa del Mundo de Brasil, en Suecia 58. Siendo ya un astro mundial condujo la que muchos piensan fue la mejor selección de la historia al título mundial en México 70. Ya al final de su carrera le prestó un enorme servicio al deporte que amaba al revolucionar los EEUU jugando en el Cosmos de Nueva York y erigiéndose en el mejor promotor del fútbol en ese país.

Goleador nato y dueño de una habilidad insuperable, tenía además la virtud que solo los verdaderamente grandes poseen: hacen jugar y brillar también al resto de los compañeros.

Tuve el privilegio de conversar varias veces con Pelé y puedo dar fe de que su amor por el fútbol permaneció siempre inalterable. En su mirada y en sus palabras latía la misma pasión de aquel chico que con 15 años anotaba el gol de la victoria en su debut con el Santos.

¡Gracias, por tanto, Rei Pelé! ¡Tu fútbol iluminará siempre a Sudamérica!

Alejandro Domínguez Wilson–Smith – Presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol

Últimas Noticias