NOTICIA DESTACADA

Los números y estadísticas previas al inicio de la CONMEBOL Copa América Femenina 2022
Los números y estadísticas previas al inicio de la CONMEBOL Copa América Femenina 2022
Sustitución de árbitro VAR en partido Unión vs. Nacional
Sustitución de árbitro VAR en partido Unión vs. Nacional
Designación de árbitros para los desquites de los Octavos de Final – CONMEBOL Sudamericana
Designación de árbitros para los desquites de los Octavos de Final – CONMEBOL Sudamericana

Olimpia y 15 años de su gesta centenaria

En el año 2002, el club Olimpia de Paraguay gestó una de sus mayores epopeyas de su ilustrada historia internacional. Seis días después de su centenario, honró su memoria ganadora obteniendo la CONMEBOL LIBERTADORES, en una de las finales más emocionantes de la prestigiosa competición.

El ‘Decano’ del fútbol paraguayo, como se le conoce al Olimpia, celebró el 25 de julio sus 100 años de vida institucional y una noche antes, el equipo paraguayo llegó a su sexta final de la LIBERTADORES, único conjunto sudamericano en alcanzar una final cada una década desde la creación del certamen.

Toda la fiesta se armó en el estadio Defensores del Chaco, en frente el lozano equipo brasileño Sao Caetano, que por primera vez llegaba a esta instancia. La confianza era plena, la celebración se preparaba en grande, el ‘Rey de Copas’ del fútbol guaraní estaba a un paso de concretar su tercer título en la CONMEBOL LIBERTADORES.

Pero, en el fútbol nada está escrito y lo que iba ser una fiesta se convirtió en una pesadilla, Aílton Delfino a los 61’ enmudeció las gradas de un colmado Defensores del Chaco; Olimpia perdió 0-1 esa noche previa a su centenario e iba en desventaja para la revancha en el Estadio Pacaembú.

“El animó de mis futbolistas no es del todo bueno y aunque queremos mantenernos alejados de todo, el problema nos afecta. No obstante, estoy seguro de que conquistaremos la Copa”, manifestaba después de aquella fática noche el técnico olimpista de aquel entonces, Nery Alberto Pumpido.

El ‘franjeado’ vivió una crisis antes de su viaje a Brasil, que derivó hasta la salida de alguno dirigentes, todo se oscureció y parecía que se escapaba la brillante ocasión. El resultado negativo del partido de ida caló hondo en el ánimo del plantel y se tornaba un desafío dar vuelta el marcador.

-La mística y un mojón a la historia-

Pasaron 15 años de aquel memorable penal ejecutado por Mauro Caballero, que significó la tercera LIBERTADORES, el complejo y duro camino para llegar a aquel momento iba dar sus frutos, gracias a la tenacidad de los jugadores paraguayos y a la mística de su presidente, Osvaldo Domínguez Dibb.

“La gloria no tiene precio y este plantel se merece este trofeo por todo lo que luchó”, expresaba Domínguez, hoy presidente honorífico del club y timonel de las tres conquistas en la LIBERTADORES.

Una noche fresca se presentaba el 31 de julio del 2002. en la final de vuelta en el estadio Pacaembú de Sao Paulo, Brasil. El marco era ideal y el partido fue intenso de principio a fin.

Como era de esperarse, Olimpia salió en busca del tanto tranquilizador, perentorio para llegar al objetivo; pero, con sus líneas en flanco de ataque, el local golpeó nuevamente mediante el mismo protagonista, Aílton Delfino, quien marcaba a los 21’ para que el estadio estalle de júbilo y se encamine un histórico título internacional.

La vara era más alta para el conjunto paraguayo, necesitaba dos goles para al menos igualar la serie y llegar a los penales, y con ese sombrío panorama fue al descanso.

En el segundo capítulo del partido final, Olimpia jugó acaso sus mejores 45’ del certamen; Gastón Córdoba, fue el encargado de levantar la moral a los 49’ con el 1-1, tras un remate cruzado de pierna izquierda.

“Quiero que pateen cruzado, el arquero es grande y le cuesta las equinas”, fue la orden del adiestrador Pumpido, revelada por el capitán Julio Enciso posterior al encuentro. Y fue así, solo 12’ minutos después un centro llovido de Quintana derivó en el salto del goleador Richard Báez y el volante Sergio Orteman, confusa imagen que terminó con el cabezazo del ‘9’, quien colocó de manera magistral a una equina para inflar la red y hacer estéril la estirada del portero Silvio Luiz.

Era inmensurable el esfuerzo de los jugadores del Olimpia, que tuvieron que aguantar los embates furibundos de los brasileños, que no pudieron repetir su imagen de los 135 minutos anteriores de la serie, donde fueron superiores a los guaraníes.

 -La cita con gloria-

Olimpia llegaba a la definición desde los 12 pasos, tras superar por la misma vía, en las semifinales del torneo al Gremio. En tanto, Sao Caetano dejó por el camino al América de México, venciendo 2-0 en la ida y empatando 1-1 en la vuelta, y su reciente tanda fue contra Peñarol en los cuartos de final.

Enciso y Orteman, habían convertido para Olimpia. Mientras que, Adãozinho y Marcos Sena para los de azul. El desequilibrio ocurrió en la tercera tanda, cuando Marlon Da Silva erró el arco y daba ventaja a los paraguayos.

Por primera vez en toda la final, la chance para conseguir el título era de Olimpia, en los pies del uruguayo Rodrigo López; quien con remate colocado puso el 3-2.

Nuevamente, Serginho levantó su tiro y puso todo el peso a Mauro Caballero, que de concretar el penal le daba el campeonato a Olimpia; y se dio, el goleador remató fuerte sin miramientos para brindar al conjunto guaraní su tercera LIBERTADORES, seis días después de su centenario, un inolvidable año para el cuadro paraguayo que lo cerró con la final Intercontinental ante los galácticos del Real Madrid.

 

 

 

CONMEBOL.com

 

Ultimas Noticias