Página inicio CONMEBOL

NOTICIAS DESTACADAS

¡Comienza la CONMEBOL Libertadores Futsal 2024 en Buenos Aires!
¡Comienza la CONMEBOL Libertadores Futsal 2024 en Buenos Aires!
Suspenso de cara a octavos en cierre de la quinta fecha
Suspenso de cara a octavos en cierre de la quinta fecha
Diez clasificados luego de la penúltima fecha
Diez clasificados luego de la penúltima fecha
Museo Conmebol
Cree en Grande

Pelé y Maradona: el eterno reencuentro de los astros del fútbol mundial

Es cierto, puede que apenas sea un consuelo. Pero a la familia del fútbol sudamericano, verlo de esa manera, hace que le duela un poco menos. Pelé, a quien debimos despedir inevitablemente, pudo cumplir uno de sus deseos: reencontrarse con Diego.

«Algún día espero que podamos jugar juntos a la pelota en el cielo», tuiteó O Rei en aquel penoso 25 de noviembre del 2020, fecha del fallecimiento de Maradona. Fue tan auténtico, que con menos de 280 caracteres logró recordar al ‘Pelusa’, con el que compartió tantos momentos imborrables como máximos exponentes del continente y del mundo.

El mismo Diego que lo tenía como ídolo y que por tal motivo, un 9 de abril de 1979, todavía como número diez de Argentinos Juniors, viajó en secreto a Río de Janeiro junto a su padre, nada más que para conocerlo y pasar un momento juntos.

Acaso, mucho antes de ser considerado por la prensa mundial como el heredero del tricampeón mundial, el brasileño lo recibió en uno de sus departamentos de la ciudad carioca y hasta le obsequió una camiseta, una pelota, un reloj y, como si fuera poco, unas palabras que quedaron grabadas en la revista El Gráfico, medio que gestionó el cruce de la estrella mundial con el que para ese entonces asomaba como una promesa: «Nunca hagas caso cuando te digan que eres el mejor. Debes pensar siempre que no eres el mejor. El día que te sientas el mejor dejarás de serlo para siempre», le aconsejó Pelé.

Pasaron los años y las comparaciones fueron cada vez más ineludibles. No obstante, Edson Arantes Do Nascimento, nunca quiso cargar a Maradona con la presión de ser asemejado con él. Es por eso que, a cada consulta, daba la misma contestación: «Pelé es Pelé y Maradona debe ser Maradona». Con esa frase llegaron a encontrarse ya ambos siendo campeones del mundo, en un evento organizado por la FIFA en la previa al Mundial de Italia 1990. La atención, por supuesto, estaba en las dos grandes figuras sudamericanas.

Uno de los reencuentros más recordados se dio ante la mirada de miles de espectadores, en el show televisivo que conducía Diego Maradona en 2005. Pelé se hizo presente en Buenos Aires bajo el rol de entrevistado, entonó «Tenemos que estar juntos», una canción que él mismo compuso y que expuso para una ocasión que, por cierto, finalizó con unos pases de cabeza a cabeza. Un momento sublime que aún hoy con sus repeticiones, hace vibrar a la región.

En esa línea y, como una prueba más del respeto que emergió el último tiempo entre ambas leyendas sudamericanas, el brasileño soñó con verlo al argentino con la número 10 del Santos. Sí, quiso darle su camiseta para que la vistiera de manera profesional en 1998. Los propios protagonistas lo reconocieron públicamente y, si bien no se concretó, desde hoy y para siempre, desde ahora y para la eternidad, podrán compartir el campo de juego del reino de los cielos de la manera que Pelé, a quien extrañaremos hasta el fin de los tiempos, añoró cuando le tocó separarse de su colega y amigo, Diego Maradona. Mientras, desde aquí, Sudamérica seguirá disfrutando de sus perpetuas jugadas.

CONMEBOL.com

ÚLTIMAS NOTICIAS